lunes, 19 de agosto de 2019

¡Soy autopublicada!


¡Hola a todos!

¿Qué tal estáis? Desde hace bastante tiempo ando desaparecida por aquí.

El trabajo y el cansancio acumulado me dejan poco margen para la lectura y por lo tanto para reseñar. No tengo la capacidad para concentrarme y sacar todo lo bueno de un libro para plasmar esa opinión. Lo siento de veras.

Aunque, por otro lado, ya os decía en otras entradas anteriores que tenía varios proyectos en mente y se trataba de la escritura. Poquito a poco y gracias al gran empujón que me ha dado mi pareja he empezado a escribir. Por ahora me estoy centrando en contar historias a través de relatos.

Me he presentado a varios concursos y aunque no he obtenido ningún premio, los comentarios que numerosos lectores han realizado han sido mi mejor regalo, ya que me daba cuenta de que comprendían lo que quería transmitir en mis relatos.

Y una tarde aburrida en el trabajo comencé a escribir una historia que por su complejidad sabía que iba a ser diferente a los otros relatos. La dejé aparte durante un tiempo y poco después me animé a retomarla.

El texto se alargaba y la trama también… ¿Y si lo publico? En cierta manera iba a ser un relato corto, pero tenía ganas e ilusión por meterme en este mundo literario tan raro y despiadado.

Pero claro… Me quedaba el título… ¿Y cómo se va a llamar? Me quedaba muy poco para terminar el texto y aún no tenía ni idea… Y creo que las musas o la inspiración o lo que sea, hicieron de las suyas porque vi que con Aguja todo cuadraba y lloré de emoción a darme cuenta de que tenía que llamarse así.

Tras terminarlo, y que dos profesionales corrigieran y maquetaran el texto, lo subí a Amazon y desde primeros de julio ahí está.

Publicado. Autopublicando.

Lo pensaba hace poco. El año pasado realicé varias entrevistas a autores autopublicados y ahora resulta que soy yo una autopublicada… Ironías de la vida, supongo.

En fin. Por aquí os dejo el enlace de Amazon por si os queréis hacer con un ejemplar. Solo vale 1’33 €. Si hacéis clic aquí os lleva directamente a la página. 

Por cierto, ¿De qué trata Aguja?

Aroa de la Fuente es una joven emprendedora que, junto a su marido, ha abierto una librería en la zona del metro Colombia.

Decididos a comenzar una nueva vida con este ilusionante proyecto, su tranquilidad se ve inesperadamente alterada por la aparición de alguien del pasado...

¿Quién es? ¿Qué hace allí? ¿Por qué aparece ahora? Y sobre todo ¿Cuáles son sus intenciones?

Aguja es una trepidante historia donde los hechos del pasado tendrán terribles consecuencias en el futuro. Ya que, en esta vida, nada sale gratis...


Espero que tras leer la sinopsis os haya picado un poco el gusanillo je, je.

¡Feliz día a todos! ^^

sábado, 23 de marzo de 2019

"Green Book" de Peter Farrelly


¡Muy buenos días, lectores! ¿Cómo estáis?
Green Book Farrely


Hace mucho tiempo que no paso por aquí. Os pido perdón, y si soy honesta, me he tomado un pequeño respiro a la hora de reseñar libros. No estoy leyendo tanto como me gustaría y tampoco a la velocidad habitual, por lo que todo repercute.

Hoy sábado, he querido hacer una excepción haciendo la reseña de una película. Se trata de Green Book de Peter Farrelly, galardonada con el Óscar a mejor película del 2018. Fui a verla el jueves pasado y la verdad es que me ha dejado muy, muy impactada.

Antes de daros mi opinión sobre el film, os dejo un breve resumen para que sepáis de qué trata.

Años 60. Tony Lip es un rudo italoamericano del Bronx que es contratado como chófer del virtuoso pianista Don Shirley. Ambos emprenden una gira de conciertos por el sur de Estados Unidos donde Tony debe tener presente El libro verde, una guía que mostraba los pocos lugares donde se aceptaban afroamericanos.

Interesante, ¿verdad?

domingo, 6 de enero de 2019

“El secadero de iguanas”, de Pedro Andreu

Secadero iguanas andreu
¡Muy buenas noches, lectores! ¡Feliz Año Nuevo y Felices Reyes! ¿Qué tal se han portado con vosotros? Estoy segura de que como habéis sido tan buenos, os han traído muchos regalos y sobre todo muchos, muchos libros.

Hoy al ser un día tan especial y tener un poquito más de tiempo, voy a publicar la primera reseña de este 2019. Se trata del primer libro que he leído este año, titulado El secadero de iguanas de Pedro Andreu ¿No lo conocéis? Pues leed esta reseña que seguro que os motiva a leer la obra de este magnífico autor.

Comienzo, como siempre, por resumir brevemente la novela: un motel de carretera perdido en un desierto rocoso y asfixiante. Las tormentas de arena, las visitas de los gitanos, las leyendas de los djin, la higuera de la que cuelgan botellas de colores… Y como metáfora existencialista, los lagartos que cada solsticio de verano acuden al secadero a dejarse morir de hambre… ¿Quién da más?

martes, 1 de enero de 2019

Hagamos Navidad




Probablemente este no sea el mejor cuento de Navidad que se haya escrito. Y lo más seguro que no sea considerado como tal, pero la necesidad de escribir sobre un pensamiento que me ronda desde el comienzo de estas fiestas, es superior a mis fuerzas.

Cuando era pequeña, deseaba la llegada de las Navidades como cualquier niño: no tenía clases y sobre todo tenía la ilusión y las ganas de que llegaran esos días para ver y compartir con la familia esas fechas tan especiales. Por desgracia, el tiempo y las diferencias familiares hicieron que el número de personas que participaban en la mesa se redujera a 4 y es curioso ya que, a pesar de esos problemas, siempre había una llamada de teléfono, que al menos indicaba que los ausentes sí se acordaban de nosotros. A día de hoy, esas llamadas de teléfono no se realizan ya que la persona que nos unía, se fue.  Eso, junto con la soberbia y la ira, hicieron el resto. Creedme que no hay magia de la Navidad que lo solucione.

Y luego está la parte más amable de estas jornadas, que es la famosa carta a los Reyes Magos. En mi familia era la única que la escribía y redactaba 2: una se la daba a mis tíos paternos y otra a mis padres para que tuviera la posibilidad de recibir más regalos. En numerosas ocasiones escribía cosas que no me eran necesarias, pero si colaba, ¿por qué no? Me daban muchos regalos de los que pedía, otros se quedaban en el olvido y en algunas ocasiones me sorprendían. Me doy cuenta que medía la felicidad de esos días a razón del número de regalos que obtenía... Y en realidad todavía es así… Qué ilusos...

Y es que a lo largo del tiempo, si os fijáis, y a medida que somos adultos, la Navidad se ha convertido en época de compromiso familiar y en a ver quien pide más. Nos damos cuenta de que el año termina, hacemos balance de lo que no hemos realizado a lo largo del año, en lugar de pensar lo que sí hemos logrado, y vuelta a empezar. Pedimos al Año Nuevo salud, dinero y amor. Y, como no, hacemos una lista con mil intenciones nuevas y buenas de las que no haremos ni la mitad. Siempre pedimos más y más y muchas veces sin sentido.

Y aquí quiero hacer una parada. Ya está bien de pedir: “¿Qué le pido al Año Nuevo?, ¿Qué palabra le pido al Año Nuevo?”, ¿Cuál es tu propósito para el 2019?”,  leía los últimos días del 2018 en todas las redes sociales.

¿Y si en lugar de pedir, nos decidimos a dar? Yo preguntaría: “¿Qué puedes dar a este 2019? ¿Qué buena palabra esperas decir para este año? ¿Qué puedes ofrecer a los demás para hacer mejor su día a día?”

Nos pasamos media vida pidiendo, y al fin y al cabo es necesario dar algo al otro, al que está a nuestro lado, a nuestra pareja, a nuestros amigos, incluso a nuestros compañeros de trabajo. Una palabra o un gesto de cariño a tiempo, puede salvar la vida a alguien. Su autoestima. Su seguridad. Su ilusión. Hacer que todos los días de su vida sean Navidad, aunque esté en pleno agosto.  Y eso a la larga se nota. Ojalá ese fuera el verdadero espíritu de la Navidad. Sincero. Bueno. Generoso de corazón. No de postureo.

Parece que solo nacen las buenas intenciones y las buenas palabras en estas fechas, y cuando terminan, “si te he visto, no me acuerdo”. Pensemos que estamos haciendo mal.

Finalizo esta breve historia. No olvidemos que la magia está en el día a día. ¿Qué estás dispuesto a hacer en este 2019?

¡Feliz Año a todos!

viernes, 21 de diciembre de 2018

"Reina Roja", de Juan Gómez-Jurado


Reina Roja Jurado¡Muy buenas tardes, lectores! ¿Cómo os encontráis? Espero que bien y que ya estéis ultimando los pequeños detalles para estas fechas tan señaladas. Después de tanto tiempo sin reseñar “vuelvo a casa por Navidad”, como diría aquel anuncio de turrones. Tengo que reconocer que he dejado el blog de lado durante un tiempo. Como conté en la entrada anterior, estoy con otros proyectos en mente y también, siendo honesta he querido poner algo de distancia para tomarlo con más ganas y también con más calma. Mi ritmo de lectura ha disminuido y, por lógica, la cantidad de obras a reseñar. Sinceramente, para leer mal un libro y hacer una mala reseña, prefiero no hacerlo. Por respeto al autor y a su obra. Y también porque creo que el trabajo se debe hacer bien. Por ese motivo he parado. Iré leyendo y reseñando poco a poco. No hay fecha de vuelta. Tampoco me he ido, en realidad. Estoy, pero de otra manera.

Tras la reseña de El duende negro de J. R. Corch, no pensaba hacer más entradas para este año. Pero, cosas del destino, recientemente me regalaron por mi aniversario un libro que no esperaba: Reina Roja de Juan Gómez-Jurado. Es el típico libro que tienes muchas ganas de leer, porque conoces otras obras del autor y sabes que va a ser la bomba, pero asumes que lo harás bastante más tarde. La cara de sorpresa y de alegría cuando vi el libro fue increíble y además, ¡estaba dedicado por el autor! La ilusión era doble. Y no os imagináis las ganas de leerlo y sobre todo, de reseñarlo.